Proyecto Protégeme

Respuesta a: Sana Sexualidad Foro Tema 8

Inicio Foros Sana Sexualidad Foro Tema 8 Respuesta a: Sana Sexualidad Foro Tema 8

#12153
Anónimo
Inactivo

1.¿Cómo la educación sexual saludable, puede ayudar a las familias a protegerse de la ideología de género?
como lo menciona Borghuetti :Al estudiar la familia no podemos separarla del contexto social que la rodea. Ella está inmersa en la sociedad, de la que recibe fuerte influencia con cambios que operan a un ritmo tan veloz, que le demandan una permanente reestructuración y es por esto que los problemas que aquejan a la sociedad los sufren las familias, siendo innegable que nuestra sociedad está en crisis en lo educacional, moral y religioso, con un continuo enfrentamiento de los
valores “tradicionales» que sustentaron la conducta humana, y los «nuevos» valores que sostiene nuestra cultura. Este conflicto que llega a la familia y presiona sobre la misma; provocando
dificultades de relación entre sus miembros, ensanchando la brecha comunicacional entre padres e hijos, socavando las bases de la Sexualidad e identidad de género y estructura familiar por lo que se debilita la autoridad de los padres sobre los hijos. Es por lo anterior que la tarea de educar a nuestros hijos no resulta fácil de ejercer, por esto hoy más que nunca, la familia requiere mantenerse como el principal lugar de equilibrio psicosocial continuo y trascendente, la familia cristiana enfrenta un desafío ante la sociedad: el de mostrar los valores que constituyen su fundamento. creyendo firmemente que DEBE Y PUEDE MANTENERSE COMO UN CENTRO DE SALUD
EMOCIONAL entre sus miembros. Esta tarea puede desarrollarla, sobre todo, porque cuenta con la protección de Dios para hacerlo, el cual le dará también las fuerzas para cumplirla»
Borghetti Esteban 2018 “Sexualidad e Identidad de género ”

2. ¿Qué necesita saber un niño acerca de su identidad sexual, para no ser presa fácil de movimientos ideológicos sobre el “género”?
Con una educación basada en potenciar la autoestima del niño, afianzar sus seguridades y desarrollar
la confianza en sus posibilidades a través de una personalidad sana y de valores firmes de los padres o educadores, si deseamos que nuestros niños lleguen a conseguir una adecuada autoestima y que se conviertan en adultos felices, seguros de su identidad sexual, tendremos que trabajar en la
construcción de una sólida base de su personalidad fundamentalmente durante los primeros años.
Es por lo anterior que Borghetti sugiere tener presente los siguientes 4 tips:
1. Los adultos somos el modelo de referencia a seguir.
2. La imagen que tienen y tendrán en el futuro acerca de sí mismos dependerá de la imagen que los adultos proyectemos en ellos.
3. Las normas y los límites los fortalecen.
4. El amor y cariño los hace fuertes.
Concluyendo que La calidad emocional que recibe el niño repercute directamente en su autoestima y la importancia de estar recordando que la demostración del afecto diario es vital como parte del proceso educativo y el desarrollo sano y funcional de todo niño.

3- ¿Qué necesita saber un adolescente acerca de la ideología de género para evitar sumar seguidores a este movimiento?
Lucas 2:52 nos habla de un crecimiento multidimensional de Jesús en su pubertad. A un adolescente creciendo como Jesús crecía: en gracia para con Dios (la dimensión espiritual), en gracia para con los hombres (la dimensión social), en sabiduría (la dimensión del conocimiento y las decisiones de vida) y en estatura (la dimensión biológica). Todas estas áreas: físicas, mental, espiritual y social
son el objetivo. La afirmación de su identidad sexual implica que tengan una guía pastoral (pastor, mentor o sus mismos padres) en todas las dimensiones de su formación.
Investigando en cómo acompañarlo en sus estudios, en cómo se relaciona y resuelve los desafíos de las relaciones sociales en el colegio, en cómo conoce y confía en Dios frente a sus exámenes, ayudarlo/a ser más empático /a frente a sus compañeros de curso, ayudarlo a saber cómo defender una idea, a cómo exponerse mejor socialmente, y a cómo llevarse mejor con sus padres. Es decir, pensar integralmente… es el pensamiento de Dios.